Seleccionar página

Aunque aún no se conocen datos de variables que conforman la fórmula de movilidad previsional, se estima que el aumento semestral de las jubilaciones, pensiones y otras prestaciones sociales que regirá a desde el 1 de marzo hasta el 30 de agosto rondará entre el 13% y 14%, según los cálculos del especialista previsional Guillermo Jáuregui. Así, la jubilación mínima pasaría a $ 6.453,72

Este aumento involucra a casi 6 millones de jubilados y pensionados y a 1,5 millón de pensiones no contributivas. También ajusta el cálculo de las futuras jubilaciones, y la base salarial sobre la que a los trabajadores activos se les descuenta el aporte jubilatorio y los aportes de los autónomos. Además, desde este año, incrementa en forma automática el mínimo no imponible de Ganancias de una porción de los jubilados que fue fijado en 6 haberes mínimos. El incremento debe efectivizarse con el pago de los haberes de marzo, a comienzos de ese mes.

Un ajuste del 14% llevaría el actual haber mínimo que paga la ANSeS de $ 5.661,16 a $ 6.453,72 – un aumento de $ 792 mensuales — que cobra poco más de 3 millones de personas, la mitad del padrón de jubilados y pensionados nacionales. Las restantes escalas de haberes aumentan en el mismo porcentaje. En tanto, las pensiones no contributivas, equivalente al 70% del haber mínimo, pasarían a $ 4.517,60. Y la pensión por adulto mayor de 65 años, que es del 80% del haber mínimo, a $ 5.162,98 La ley de movilidad determina que el ajuste de los haberes jubilatorios no se basa en los índices de inflación sino que se calcula según lo que pasó en los semestres calendarios ( enero-junio y julio-diciembre) en base a índices que combinan la suba salarial del INDEC o del Ministerio de Trabajo, la de la recaudación tributaria por beneficiario con destino a la ANSeS. Ahora, para fijar el porcentaje de marzo, se toma en cuenta el período julio-diciembre de 2016.

Jáuregui explicó que el cálculo es estimado porque el índice de salarios del INDEC no está actualizado y el del Ministerio de Trabajo llega hasta noviembre, con un 13,2% en los 6 meses anteriores. Tampoco se conoce la evolución del padrón del sistema, mientras están publicadas las cifras de recaudación tributaria.

En marzo de 2016, el aumento fue del 15,35% y en septiembre del 14.16%. Un ajuste anual del 31,7%, varios puntos por debajo de la inflación. Con un 14% a partir de marzo, ascendería en torno al 30% para los 12 meses que van de septiembre 2015 a agosto 2016. La variación real dependerá entonces de lo que pase con la inflación en los próximos meses.

Aún con este aumento, la jubilación y pensión promedios se ubicaría en $ 8.840 lo que representa apenas casi el 45% del sueldo promedio de los asalariados registrados ($ 20.422 a noviembre de 2016). Más baja es la cobertura de las pensiones no contributivas y de la pensión del adulto mayor. A su vez, la canasta básica de los jubilados y pensionado de más de 65 años a noviembre pasado fue de $ 14.062, según los cálculos de la Defensoría de la Tercera Edad.

Fuente: clarin.com